Sociedad

Atrás

La curiosidad, la mejor herramienta de un emprendedor

Fernando me empieza a mostrar todos los elementos que tiene para fabricar cada producto que vende y los recuerdos de sus inicios comienzan a invadir nuestra conversación.

Pasadas las 2 de la tarde, en el Municipio de Girardot, el sol está calentando más de lo usual según el taxista al que le pregunto acerca del clima, sigo en el vehículo pero comienza a detenerse, en ese momento el conductor me indica que he llegado a mi destino. Aunque no sabía dónde estaba, me bajé y golpeé en la casa que me señaló aquel hombre. En ese momento se acercó a mí un señor muy amable al que le consultó sobre Fernando Carretero -el emprendedor que día a día ayuda a su familia a salir adelante con la ayuda de productos de panadería que fabrica él mismo-, resulta que aquella persona era el papá y me invita a seguir. Apenas entro a la vivienda me presentan a los integrantes de la familia de Fernando que está conformada por su esposa y sus dos hijos.

 

De esta forma, Fernando me empieza a mostrar todos los elementos que tiene para fabricar cada producto que vende y los recuerdos de sus inicios comienzan a invadir nuestra conversación. Haciendo memoria siente cómo la curiosidad que ha sentido durante toda su vida le ayudó a aprender en el período que trabajó en una panadería, este sentimiento le impulsaba a observar a su jefe mientras ejecutaba cualquier tipo de receta para no perderse ningún detalle del proceso. Gracias a esto, aprendió rápidamente.

 

Comienza a ponerse el uniforme que utiliza para preparar algún producto que posteriormente  venderá, en este momento, toda la familia empieza a opinar sobre cuál debía ser el artículo que se iba a distribuir pero entre tanto grito y sugerencia, Fernando decide hacer Pandebono, siendo este mismo alimento el que comercializará entre sus compañeros de la carrera Gestión de Mercados del Centro Regional Girardot.

 

El pandebono se vende muy bien y por ello debía levantarse muy temprano para tenerlo listo justo antes de comenzar la primera clase del día, aunque siempre tuvo la curiosidad en saber por qué sus compañeros esperaban que el Profesor llegara para empezar a degustar del Pandebono, situación que provocaría a largo plazo problemas en la institución.

 

Mientras que me cuenta esto, sus hijos y esposa le ayudan a pasar algunos ingredientes olvidados por él y que son importantes para la preparación del pandebono, yo por mi parte aprovecho para observar cómo Fernando hace este producto. Posteriormente, recuerda que debido a la acogida de su producto en los estudiantes, la persona encargada de la cafetería comenzó a perder clientes teniendo una reacción negativa sobre sus ventas porque inmediatamente la institución le impide vender cualquier elemento dentro del Centro Regional.

 

La masa del pandebono está lista, su hija le ayuda a pasar aceite a las latas que se van a utilizar para hornear el producto, mientras tanto, Fernando está terminando la forma del alimento para ponerlo finalmente en el horno que previamente había calentado.

 

Como consecuencia de este llamado de atención, Fernando obtuvo reconocimiento por parte de las directivas de la institución quienes para ayudar a constituir su empresa le propusieron vincularse con Emprende Verde, Comercializadora encargada de potencializar las ideas de Emprendimiento de Cundinamarca. En ese momento aceptó y empezó a ser parte del grupo de emprendedores que día a buscan transformar su familia y la región en la que viven.

 

Se hornearon totalmente los pandebonos y después de la prueba del producto por parte de toda la familia, Fernando sale a venderlos con toda la convicción que no iba a regresar con las manos vacías debido a que sus vecinos conocen su trabajo y más que todo su sazón.


Por DIego Jaramillo G.

 


Más noticias