Atrás

Misión en la familia: Hogares, santuario de alegría

Debemos hacer de nuestro hogar un santuario de alegría, de honradez, de trabajo y de santidad.

Uno de los medios más eficaces para esa transformación del hogar es, seguramente, la lectura diaria de la sagrada Escritura. Leer diariamente un trozo del Evangelio, de las epístolas de san Pablo, de los salmos, etc. Es el mejor alimento con que podemos nosotros nutrir a nuestros hijos y nutrirnos a nosotros mismos.

Si queremos educar a los hijos, si queremos santificar el hogar, si queremos hallar la paz y el camino, leamos diariamente en el hogar algunos párrafos del Evangelio de Jesús o de las enseñanzas de Pablo.

García-Herreros, R. (2012). Colombia para Cristo. Bogotá, D.C., Colombia. Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios.