Atrás

Paz y reconciliación: La obligación de los cristianos

Dios nos puso para cuidar su creación. Para mejorarla y para usarla. Nuestra misión es adorar, amar y servir. Estamos todos obligados a embellecer a Colombia, a engrandecerla. Estamos todos los cristianos de Colombia en una obligación urgente de colaborar, de algún modo, para restaurar a Colombia.

Colombia está dando una nota falsa en el mundo y en la cristiandad. Aquí, en Colombia, somos todos cristianos y, sin embargo, diariamente el asesinato horrendo, el crimen mancha nuestra ciudad. Y, sin embargo, no hemos podido organizar un país justo. Mientras subsistan las grandes diferencias sociales, no habrá paz. Mientras haya el abismo de tugurios y grandes residencias, no habrá paz. Debería suscitarse un gran entusiasmo por Colombia.

No salgamos de la vida sin haber hecho el bien, sin haber plantado unas cuantas rosas, sin haber sembrado unos cuantos árboles, sin haber, sin haber hecho el bien a unos cuantos hombres, sin haber dado una cuota de servicio.

García-Herreros, R. (2010). Palabras a Dios, D.C., Colombia. Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios.