Destacados

Novedades

Atrás

La Misión como sentido de pertenencia: Cristianos y ciudadanos

Los cristianos formamos una unidad profunda y total, que se llama cuerpo de Cristo; y al pensarlo, nos salta esa pregunta: ¿Pueden los cristianos vivir desunidos? ¿Es lícito a los cristianos, por motivos temporales, romper la santa unidad?

La república y la ciudad son el lugar donde realizan su vocación, su predestinación, los cristianos. ¿Sería lícito para los cristianos olvidar fundamentalmente que somos el cuerpo de Cristo y no colaborar o entorpecer la realización de la salud de la patria?

Ante la sinceridad de la conciencia ¿sería aceptable que haya dos planos distintos y antagónicos: el plano del hombre como cristiano y el plano del hombre como ciudadano? ¿Estamos obligados a la unidad, como que somos el cuerpo indivisible de Cristo o vivir, al tiempo, en la desunión como ciudadanos?

Este es un problema en el que los dejo pensando

García-Herreros, R. (2012). Colombia para Cristo. Bogotá, D.C., Colombia. Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios.